sábado, 16 de enero de 2016

Todo por el forrete

Por fin ha llegado el día de dormir más tranquila. Hoy he tenido los temibles exámenes, y estoy muy contenta (como mucho solo voy a recuperación de uno).
Este fin de semana es la fiesta mayor de mi pueblo y como hoy tenia día completito decidí no salir vaya a ser que me pasase como el año paso, que no pude levantarme de la cama de la borrachera que pillé. Esta noche si que voy a salir y como dice una amiga mía mañana nos cantarán: “No estaba muerto que estaba de parranda” (una larga historia... con este vídeo se resume todo).

Hoy en la universidad, mientras cruzaba la plaza que hay en el campus he escuchado como me llamaban a gritos. He reconocido la voz a la primera pero me he hecho la sueca, he escuchado pasos muy acelerados detrás de mi y ya no me ha quedado mas remedio que girarme. Era una mujer muy pesada que trabaja en el mismo sitio que yo pero diferente población, no hay semana que no reciba una llamada mía o de mi compañera para decirle que lo está haciendo mal. Pero le da igual todo: que recibe una llamada dándole una colleja, pues ella se lo pasa por el forrete; que vas a su oficina para explicarle como se tienen que hacer las cosas, pues ella se lo pasa por el forrete. Pero luego cuando ella necesita ayuda “vital” suelen ser chumimierdas tu tienes que estar atendiendo su llamada o lo que sea. Pues hoy aprovechando que estaba fuera de mi horario laboral y viendo lo escandalosa que es (en un estado sobrio normal ami no se me pasa por la cabeza llamar a la gente a gritos), he aprovechado para no poner dientes dientes y decirle mientras que le daba una palmadita en la espalda: Muy bien “señora X” tomo nota para otra vez.
Y me he ido.
Seguro que se ha quedado pilladisima y no lo ha entendido muy bien, pero aveces soy así de brusca.
Otro día escribiré una entrada sobre las cosas que me da mucha rabia.

Ahora me voy de fiesta mayor MUAK!!!!